compartir

Cómo elegir un logo para tu empresa [Guía completa]

compartir
Guia como elegir un logo para tu empresa

Tabla de contenidos

Las personas siempre necesitan algo que les permita reconocerse. Y esto es algo que se traslada a las empresas. Todas y cada una de las empresas alrededor del mundo necesitan ser fáciles de identificar, reconocibles y, también, recordables. Elegir un logo es parte clave de eso.

Por eso, a continuación, vamos a proporcionar una guía de cómo elegir un logo para tu empresa, en qué consiste esta herramienta y cuáles son los aspectos básicos de los logos.

Todo lo que tienes que saber al respecto lo encuentras aquí. 

¿Qué es un logo?

Para comenzar a entender cómo elegir un logo para una marca, debemos hablar de qué entendemos por logo.

Si bien es algo que vemos continuamente, lo cierto es que no solemos hablar de en qué consiste. Así, el término logo aparece como una derivación de la palabra “logos” del griego, que quiere decir “palabra”.

No obstante, de una forma actualizada, la definición de logo se refiere a la representación visual de una marca o empresa que sirve para identificarla, a través de formas, textos y colores.

En otros términos, un logo es la composición de distintos elementos visuales, gráficos y tipográficos orientada a generar un mensaje directo y claro, reconocible.

Es un elemento en el que confluyen aspectos como la identidad, los valores y la misión de cada proyecto empresarial. 

El logo se relaciona directamente con el concepto de branding. El branding, por su parte, se puede definir como un proceso de construcción de marca.

Es en dicho proceso que el logo ocupa un rol fundamental, debido a que ejerce como el rostro visible de la marca, plasmando aquello que esta representa en solamente un símbolo que es lo primero que las personas ven y asocian.

Por eso, podemos afirmar que todas las partes de un logo impactan en las personas, por lo que éste debe ser diseñado en consecuencia. 

¿Cómo han evolucionado los logos a lo largo del tiempo?

La forma en que el diseño de logo en Panamá ha evolucionado a lo largo de la historia es un reflejo del momento histórico y cultural que la sociedad atraviesa.

En los primeros momentos de la humanidad, se puede asociar el concepto de logo a los pictogramas que se usaban para identificar a los comerciantes.

Con el paso del tiempo, estos pictogramas se fueron convirtiendo en símbolos más elaborados que incluían nombres y palabras.

Ya durante la Edad Media se identifican diseños de escudo que se usaban con frecuencia como logotipos para identificar a las ciudades y a determinadas familias.

Con la invención de la imprenta, los logos se convirtieron en imágenes más complejas que innovaban en colores, diseños y texturas.

Y hacia la Revolución Industrial los logos se convirtieron en una herramienta importante para las empresas que empezaban a ver la necesidad de diferenciarse de la competencia que era cada vez más amplia.

Hacia la era digital los logos evolucionaron sustancialmente para adaptarse de la mejor manera a los nuevos modos de la comunicación.

Así, la complejidad fue dejada de lado y se hizo lugar a la simplicidad y la legibilidad, a logos minimalistas que sean fáciles de entender y de recordar.

Además, los logos actuales son cada vez más flexibles, con el objetivo de adaptarse a los distintos medios digitales y a las distintas formas y tamaños de pantallas que se han ido desarrollando. 

La importancia de elegir un logo para una marca

Ahora que hemos visto qué son los logos y cómo su diseño ha evolucionado a lo largo del tiempo, queremos contarte por qué estos son importantes.

Hoy nadie pone en duda la importancia de elegir un logo para una marca. Sin embargo, es importante comprender por qué: 

Diferenciación

En un entorno empresarial que está cada vez más saturado, la diferenciación es clave para las empresas.

Si están bien pensados, los logos permiten que una marca se destaque entre la multitud. No se trata solamente de crear algo atractivo visualmente, sino de lograr con esto transmitir la singularidad de la marca.

Un logo bien diseñado llama la atención y ayuda a que las personas asocien determinadas cualidades y valores con una marca.

Identidad 

Como hemos visto previamente, los logos son el rostro de la marca.

Constituyen la primera impresión que los consumidores tienen de una empresa, por lo que son clave para establecer una identidad visual que sea distintiva.

Un logo bien diseñado no es solamente la imagen, sino que también posee la esencia de la marca, sus propósitos y sus valores.

Es esta identidad visual la que se convierte en una fuerte herramienta para generar una conexión emocional con los consumidores.

Confianza

Hoy en día los logos son símbolos de confianza. Si este está bien construido, si es sólido, es capaz de transmitir a las personas confiabilidad y profesionalismo.

Eso puede ser crucial para hacer que los consumidores elijan a la marca por sobre su competencia. 

Comunicación veloz

Vivimos en la actualidad en una sociedad que está inundada de información. Los logos ocupan un lugar muy importante en este sentido.

Son herramientas a partir de las cuales se puede transmitir la personalidad y la esencia de la marca en un simple vistazo.

Esto es vital en un escenario en el que el tiempo y la atención dedicados a esta información son cada vez más cortos.

Valor comercial

Es importante comprender que un logo bien diseñado no es solamente un activo visual, sino también un activo comercial.

Hoy, un logo icónico puede tener un considerable valor monetario, debido a que puede llegar a incidir en la decisión de compra de las personas, como así también en la percepción del valor de la marca que las personas se hacen. 

Expansión

Finalmente, si un logo es fuerte y es fácil de reconocer, se puede convertir en un gran activo cuando una marca busca introducirse en nuevos mercados o cuando busca lanzar al mercado nuevos productos o servicios.

Si las personas están familiarizadas con el logo, esto hace que dicha introducción en nuevos entornos sea mucho más sencilla, debido a que proporciona una base sólida para la construcción de relaciones con otros consumidores no frecuentes. 

Elegir un logo, qué es

Tipos de logos

Los logos pueden adquirir distintas formas dependiendo de cómo estén compuestos.

Por eso, hoy podemos encontrar distintos tipos de logos que es importante conocer y entender cómo se componen.

A continuación, vamos a contarte cuáles son para que puedas conocerlos al elegir un logo para tu empresa: 

Logotipo

El primero, y uno de los más habituales, es el que se conoce como logotipo.

Es el que se compone exclusivamente de texto o palabras, por lo que en general lleva el nombre de la marca.

Lo que hace es acudir a la tipografía, la caligrafía y el lettering para dar un estilo propio a las letras.

Un ejemplo de logotipo es el de Netflix, que se basa en la tipografía Bebas Neue con un color rojo distintivo y una fuente atractiva.  

Por su parte, el logotipo se puede dividir en dos: logotipo de script y logotipo de display. El primero utiliza letras que se asemejan a la escritura a mano.

Las letras suelen estar unidas entre sí y tienen curvas muy acentuadas. Por lo general, se usan para comunicar confianza y efectividad.

Un ejemplo puede ser Coca-Cola. Sobre el logotipo de display, este suele tener un estilo más libre y son diseños personalizados que pueden ser más o menos legibles según el caso.

Transmiten cierta originalidad y creatividad. 

Isotipo

Cuando hablamos de isotipo, estamos haciendo referencia a un símbolo o figura que representa un concepto vinculado con algún aspecto de la marca, sea su historia, su personalidad, entre otras posibilidades.

Es un estilo muy visual que no usa palabras, solamente usa representaciones gráficas que deben, sin embargo, ser fáciles de identificar por parte de las personas. 

Dentro de los isotipos podemos encontrar las siguientes opciones:

  • Monograma: retoma letras sueltas o las iniciales del nombre de la marca con el objetivo de usarlas para crear un símbolo. Es algo muy común en los casos de nombres muy largos en las marcas, donde se necesita de una forma de síntesis para lograr una mejor difusión. 
  • Pictograma: el pictograma es una imagen descriptiva o icónica. Se usa para representar una idea vinculada a la marca. La elección puede ser variada y puede ir desde un concepto abstracto hasta un objeto que se vincule de forma directa con la empresa. 
  • Sigla: la sigla también está dentro del isotipo y consiste en una abreviatura. Por lo general retoma la letra inicial del nombre de la marca cuando este se compone de varias palabras. Un ejemplo conocido es CNN, que se refiere a Cable News Networks. 
  • Anagrama: no son exactamente abreviaturas, sino que se usan sílabas o contracciones del nombre. Se busca que los nombres extensos sean más fáciles de identificar por parte del público. Otro caso puede ser FedEx. 
  • Firma: la firma también puede ser un isotipo y consiste en usar la caligrafía del nombre de la marca como un símbolo de autenticidad. 

Imagotipo

Al hablar del imagotipo, nos referimos a un tipo de logo que combina aspectos de los dos mencionados con anterioridad.

Es decir, combina imagen y texto en simultáneo. No obstante, hay que tener en cuenta que estos dos elementos permanecen de forma independiente, lo que quiere decir que están separados por un espacio.

El isologo se usa en este caso con el fin de complementar con el nombre de la marca un símbolo representativo de la misma.

Esto se puede diseñar de distintas formas, pero lo más frecuente es que el texto aparezca debajo de la imagen. 

Isologo

Para concluir con los tipos de logos, tenemos que hablar ahora del isologo.

El isologo consiste en la agrupación de un símbolo con palabras. Esto puede generar confusión y hacer que se piense como un imagotipo.

Sin embargo, a diferencia de aquel, el isologo hace que ambos elementos convivan en un mismo espacio, impidiendo su separación. 

Es esta particularidad la que lleva a que el diseño del isologo deba ser especialmente cuidado, debido a que el mismo no puede correr el riesgo de estar sobrecargado, ya que podrían perderse los detalles y se podría obstaculizar su propósito comunicacional. 

Los elementos de un logotipo 

Los elementos que componen un logotipo pueden variar de acuerdo a la finalidad de cada uno de estos y de cómo se encare su diseño.

A la hora de elegir un logo, cada empresa necesita algo diferente en función de su sector, de su identidad de marca y del público al que se dirige.

No obstante, existen algunos puntos que se comparten en líneas generales. Entendiendo esto, los elementos de un logotipo, generalmente, son los siguientes:

El símbolo

Los símbolos o íconos son elementos variables dentro de los logotipos. Esto se debe a que no todos cuentan con uno.

Sin embargo, en los casos en los que son utilizados, el símbolo debe necesariamente ser representativo de la identidad de la marca.

Puede hacerlo de forma figurativa o abstracta. A la hora de diseñarlo, es muy importante que el mismo sea capaz de reforzar la imagen visual de la empresa o de sus productos si estos son característicos.

El nombre

Todos los logotipos deben necesariamente contar con el nombre de la empresa, debido a que éste es la principal forma de identificación a la que la marca puede acceder.

Sea en gran o pequeño tamaño, sea acompañado o no por un símbolo, el nombre de la marca debe incluirse. 

La tipografía

Al momento de diseñar un logotipo, la tipografía es fundamental.

Es lo que ayuda a transmitir la personalidad de la marca, al tiempo que puede llevar a generar confianza en el público.

La tipografía puede variar en color, en tamaño y en estilo.

De todos modos, siempre se debe elegir con cuidado, buscando que el nombre se lea claramente sin que las personas dediquen mucho esfuerzo a ello.

Los colores

Hoy en día los colores de los logotipos son muy importantes.

Se usan para representar la personalidad de la marca, para generar confianza, para representar el sector en el que la marca se inserta o para atraer a un determinado público.

El color se debe elegir de forma estratégica. Para eso, hoy muchas empresas tienen en cuenta los principios básicos de la psicología del color.

Se trata de una disciplina que tiene en cuenta los valores y la identidad de la marca y lo que se quiere comunicar para elegir los colores más adecuados. 

También te puede interesar leer: ¿Cómo La Inteligencia Artificial Impacta En El Marketing Digital?

Guía esencial para elegir un logo para tu marca

Ya hemos visto previamente qué son, para qué sirven y cuáles son los elementos de los logos en general.

No obstante, sabemos que no todos los logos son igualmente efectivos para las distintas empresas.

Ahora, queremos enfocarnos en cuáles son los elementos clave que se deben tener en cuenta a la hora de elegir o diseñar un logo para tu marca. 

1. Simplicidad

La simplicidad en el diseño de un logo es lo que aporta claridad, como así también facilidad de comprensión.

Mientras más simples son los logos más fácil es para las personas reconocerlos a simple vista y recordarlos.

Si el diseño es demasiado complejo puede conducir a confusiones o puede evitar que el mensaje esperado se transmita de forma correcta.

Un ejemplo claro de esto es el caso de Nike. Al elegir un logo, la firma eligió simplemente un swoosh.

Hoy, este símbolo es reconocido a nivel mundial. Además, la simplicidad tiene un rol clave facilitando la reproducción del logo en distintas plataformas, objetos y tamaños sin que por eso se pierda el impacto. 

2. Originalidad

Cuando hablamos de originalidad, estamos haciendo referencia a evitar sí o sí los clichés y las tendencias que pueden parecer atractivas en el momento pero ser pasajeras.

Mientras más único sea percibido un logo, más posibilidades habrá de que este destaque en un mercado que hoy está plagado de logos y nombres de marcas. 

La originalidad se puede lograr de muchas formas.

Sea creando un símbolo innovador hasta usando una tipografía poco frecuente o combinando elementos de forma inesperada.

Aquí se puede citar el ejemplo de Apple, un elemento inesperado para el sector que representa pero que hoy es reconocido en todo el mundo. 

3. Versatilidad

Si un logo es versátil, esto quiere decir que se puede leer y ver bien en distintos formatos y contextos.

Para ser exitoso, todo logo debe ser igualmente efectivo en tamaño grande o pequeño, en colores o en blanco y negro, en pantallas digitales o en impresiones tanto en papel como en objetos de diversa índole. 

Los logos versátiles son aquellos que logran mantener su legibilidad y que se mantienen reconocibles en todos los escenarios y situaciones posibles, garantizando que la presencia del logo en los distintos medios sea constante y efectiva.  

4. Coherencia con la marca

La coherencia con la marca también es otro de los elementos clave a la hora de elegir un logo para tu empresa.

Esto quiere decir que el logo debe ser capaz de reflejar la identidad de la marca, sus propósitos y sus valores.

Para entenderlo mejor, podemos decir que la elección del estilo, del símbolo, de los colores y de la tipografía se deben relacionar con la historia o con la personalidad de la empresa. 

El ejemplo que se podría mencionar en este caso es el del logo de Lego.

Es un logo simple, lúdico, fácil de leer y colorido, lo cual va en concordancia perfecta con la naturaleza de diversión y creatividad de los productos de la marca.

5. Memorabilidad

Para ser exitoso, todo logo debe ser memorable. Es decir, que queda en la mente de las personas con el paso del tiempo y que es capaz de generar en estas una asociación entre imagen y marca o productos.

Para esto, es necesario acudir a combinaciones inusuales, a iconografía singular o a elementos distintivos.

Algunas de las marcas que han logrado crear logos que quedan grabados en la memoria de las personas a lo largo de los años son Adidas o McDonald’s. 

6. Adaptabilidad

Para concluir con qué tener en cuenta a la hora de elegir un logo, debemos hablar de la adaptabilidad, que es otro de los elementos cruciales de los mismos.

La adaptabilidad es especialmente importante en un contexto en el que el branding se suele desplegar en múltiples plataformas y objetos. 

Lo que queremos decir con esto es que un logo debe ser fácil de adaptar a los distintos tamaños, desde los avatares en redes sociales hasta las gigantografías.

Además, debe poder funcionar bien en los formatos digitales y en los físicos, sin perder por ello su integridad visual. 

¿Dónde colocar el logo de tu marca en la actualidad?

Una vez que la empresa ha encontrado el mejor logo para representar su identidad, objetivos y productos, es momento de pensar dónde colocarlo.

Por eso, en este apartado queremos enfocarnos en dónde colocar el logo de la marca en el sitio web de la misma para lograr los mejores efectos.

Algunas ideas a tomar en consideración en este sentido, después de elegir un logo, son las siguientes:

Arriba y a la izquierda

Una de las recomendaciones que suele hacerse a la hora de elegir un logo si lo que se quiere es mejorar tanto el reconocimiento de la marca como la experiencia del usuario, es colocar el logotipo arriba y a la izquierda en la web.

No obstante, una de las claves para esto es que el logotipo tenga el tamaño adecuado.

Si este es muy grande puede provocar que la página de inicio se vea desequilibrada y genere la sensación de desorden.

Por eso, la conciencia espacial es clave para la experiencia.

Asimismo, el logo debe estar en formato horizontal y debe tener fondos transparentes.

La horizontalidad permite combinar bien el logo con la barra de navegación y la zona de cabecera, haciendo que todo el efecto visual sea mejor.

Además, se ocupa menos espacio vertical que puede ser necesario para otras aplicaciones. 

Sobre la transparencia del fondo, esto es importante si se pretende colocar el logo sobre una sección o un bloque de color.

Se necesita un fondo transparente para la barra de navegación y las áreas de cabecera.  

En la página de inicio

Algo que está de moda en la actualidad es incluir una splash page en la web.

Es una página que da la bienvenida a los visitantes o se usa para dar información importante.

No es como una landing page, sino que se enfoca en comunicar un mensaje y en identificar sitios con contenido para adultos si fuera el caso. 

Esta página se ve antes de la cabecera. La mayor parte de estos diseños se centran en la página con un punto focal que se distingue con el objetivo de que el visitante preste atención.

Si se decide usar una de estas páginas, este es un buen lugar donde colocar el logo. 

En la página de contacto

La página de contacto es muy importante para toda empresa.

En esta es importante colocar todos los formularios y métodos de contacto existentes.

Además, es otro de los espacios en los que es necesario colocar el logo de la empresa, como también un slogan si este fuera el caso.

La marca debe figurar de forma destacada, debido a que se trata de una de las páginas más importantes en todo sitio web.

En el pie de página

El pie de página es visitado con frecuencia por los usuarios para encontrar aspectos como el mapa del sitio web, la información de contacto o los perfiles de redes sociales de las empresas.

Por lo general, el pie de página contiene una lista de subpáginas que brindan información detallada que puede ser de utilidad para los usuarios. 

En este sentido, se considera eficaz un pie de página que sea más grande que el resto de la web para incorporar los elementos de la marca.

Por eso, al elegir un logo y su ubicación es importante considerar que este debe estar siempre presente en el pie de página. 

En la página de confirmación

Finalmente, es común diseñar una página de agradecimiento y confirmación cuando una persona ha efectuado una compra o contratación.

Si se cuenta con la misma, es importante que esta cuente también con el logo. 

¿Por qué diseñar el logo con una agencia de marketing digital?

Como hemos podido ver, los logos son indispensables para todas las empresas de todos los rubros.

Son los que hacen que la marca sea identificable y que sea fácil de recordar o de relacionar con sus productos o servicios. 

Teniendo esto en cuenta, lo que hace que un logo sea efectivo es la forma en que el mismo esté diseñado.

Por eso, su diseño no es algo que se pueda tomar a la ligera o dejar librado al azar.

Una de las mejores formas de garantizar que el logo sea efectivo es acudiendo a una agencia de marketing digital.

Las principales razones de por qué es importante acudir a estas agencias para diseñar y elegir un logo son las siguientes:

  • Investigación: una agencia de marketing es capaz de llevar a cabo una investigación y análisis profundo para determinar las necesidades y los objetivos de una empresa, usando esa información para crear un logo que sea coherente y que refleje verdaderamente la identidad de la marca. 
  • Conocimiento de diseño: las agencias de marketing de la actualidad cuentan con profesionales especializados en diseño gráfico coorporativo para la creación de logotipos. Son personas con experiencia y conocimientos específicos en técnicas y tendencias de diseño. 
  • Asesoramiento: al contratar una agencia se accede a asesoramiento y apoyo a lo largo de la totalidad del proceso. La agencia puede ayudar a definir el mensaje que se quiere transmitir y elegir los elementos gráficos y colores más adecuados para reflejarlo. 
  • Ahorro de tiempo: finalmente, contratar a una agencia de marketing digital para diseñar el logo de la empresa supone un ahorro sustancial de tiempo y esfuerzo, debido a que ya no es necesario dedicar una gran cantidad de horas a pensar cómo lograr un logo que sea adecuado, sino que se puede dejar en manos de profesionales. 

Los logos más icónicos y su historia

Para terminar, queremos sumergirnos en los logos más icónicos de la historia a nivel mundial, cómo estos surgieron, cómo fueron evolucionando y cómo lograron abrir un lugar permanente en la mente de las personas alrededor del globo, transmitiéndose entre generaciones.

Conocer estas inspiraciones es muy importante a la hora de elegir un logo propio. En este sentido, los logos más icónicos de la historia son los siguientes:

Nike

El de Nike es uno de los logos más simples pero a la vez más poderosos del mundo, especialmente en el campo deportivo.

Fue creado en el año 1971 por Carolyn Davidson, quien era en ese entonces estudiante de diseño gráfico.

La elección del swoosh fue porque el mismo representa velocidad, movimiento y victoria.

A lo largo de los años, el logo ha tenido unas pocas modificaciones, pero sin perder nunca su esencia.

Hoy en día es considerado como un símbolo de la calidad y la excelencia en productos deportivos.

Apple

Sin lugar a dudas, uno de los logos más reconocidos a nivel mundial es el de Apple.

La manzana mordida se remonta a 1976 cuando Steve Jobs y Steve Wozniak fundaron la empresa.

Pero este no fue el primer logo. Por el contrario, el primero fue una ilustración compuesta y compleja que contenía a Isaac Newton sentado bajo un árbol.

Esto fue velozmente reemplazado por la manzana mordida.

Por eso, entendemos que es una representación que simboliza tanto la tentación como el conocimiento, la innovación y la creatividad.

A lo largo del tiempo fue evolucionando, pero siempre manteniendo su esencia minimalista.

Google

El gigante de internet también tiene un logo muy distintivo.

Se trata del nombre de la firma con letras multicolores y siempre buscando tener un estilo lúdico.

Fue creado en 1998 y ha ido evolucionando constantemente hasta llegar a la forma actual, donde se mantiene su distintiva tipografía y el uso de colores brillantes. 

McDonald’s

Los famosos arcos dorados también necesitan un lugar en esta lista.

El logo de McDonald’s es un claro ejemplo de reconocimiento instantáneo y de simplicidad.

Fue creado en 1962 y es muy simple, debido a que los arcos dorados representan la M del nombre de la marca. 

Pero la forma no es lo único importante de observar.

También hay que mirar sus colores amarillo y rojo que transmiten energía y que están abiertamente relacionados con el mundo gastronómico, de acuerdo a la psicología del color. 

Coca-Cola

Claramente, no podemos hablar de los logos más famosos del mundo sin hacer referencia a Coca-Cola.

Sin embargo, es un logo simple. Consiste en una fuente roja y curvas elegantes en un diseño creado en 1886.

La marca ha mantenido los colores y la esencia del logo a lo largo del tiempo.

El rojo, elegido como un representante de la pasión y la felicidad. Por su parte, la forma curva de las letras permite transmitir un sentido de alegría y de amistad.

Facebook

Otro diseño simple pero hoy altamente icónico es el del logo de Facebook, con la “f” en minúscula dentro de un cuadro azul.

Es sin duda uno de los más reconocidos y extendidos en el mundo del marketing para redes sociales y es fácilmente identificable por personas de todas las edades y generaciones.

Fue creado en 2004 y busca representar la accesibilidad y la simpleza de la plataforma para su uso.

Además, de acuerdo a la psicología del color, el azul transmite seguridad y confianza, lo cual es necesario a la hora de buscar crear comunidad y conexión con otros.

Mercedes-Benz

Concluimos el artículo hablando de otro de los logos icónicos de la historia, esta vez en el ámbito automotor.

Se trata del de Mercedes-Benz. A la hora de elegir un logo, la firma buscó un diseño simple, una estrella plateada de tres puntas que hoy representa el prestigio, el lujo y la más alta calidad. 

Fue creado en 1926 y se considera que la estrella representa la dominación de la marca tanto en tierra como en mar y aire. Además, el color plateado es elegido debido a que evoca elegancia y sofisticación. 

A lo largo del tiempo ha sufrido distintas modificaciones, pero siempre manteniendo su esencia.

Hoy en día, la firma ha logrado asociar su logotipo con vehículos de alta gama y calidad, convirtiéndose en una referencia en el mundo del automovilismo.

Categorías:

¿Estás buscando mejorar tu marketing digital?

Ayudamos a las empresas a comunicarse de manera más efectiva, llegar a nuevas audiencias y conectar con clientes potenciales.

Artículos relacionados